jueves, 27 de octubre de 2011

Amparo Indirecto - Medios de comunicación Procesal Agrario

NOTIFICACIONES EN LOS PROCEDIMIENTOS AGRARIOS.

1.1. Notificaciones en los procedimientos agrarios.
3.1.1. Plazo para notificar las resoluciones judiciales.
Por regla general, las resoluciones deben notificarse a más tardar el día siguiente de aquel en que se dictan. Lo anterior, salvo los casos en los que la autoridad que conozca del proceso agrario disponga otra cosa. (Artículo 309 del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria.)



3.2. Personas a quienes deben notificarse las resoluciones.
Actor y demandado, éstos pueden actuar en los procedimientos agrarios por sí mismos o por medio de sus representantes o apoderados. Personas morales privadas u oficiales. Terceros llamados a juicio. Terceristas. Ministerio Público de la Federación. Sujetos que sin ser parte en el juicio, intervienen en éste. Autoridades que sin ser parte en el juicio, son necesarias para cumplir tareas ajenas al oficio judicial. (Artículo 1° del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria.)


3.2.1. Actor y demandado.
El actor y el demandado pueden actuar en los procedimientos agrarios por sí mismos o por medio de sus representantes o apoderados. La representación puede ser legal o convencional. La primera deriva directamente de la ley, y es la que requieren las personas que, por carecer de capacidad procesal (por ejemplo los menores de edad), no pueden actuar en los procedimientos agrarios por sí mismos. Por tanto, para que aquéllos puedan asumir efectivamente la calidad de parte procesal, requieren del representante que estatuye la Ley Civil. Así por ejemplo, el representante del menor de edad es la persona que ejerce la patria potestad. La representación convencional es la que emana de la voluntad de las partes, es decir, es la que puede otorgar la persona que siendo capaz para actuar por sí misma designa a otra persona para que lo haga a su nombre. Esta última recibe el nombre de apoderado judicial. Se trata de un mandatario con poder bastante para representar en juicio a su mandante. Cuando en un procedimiento agrario el actor o el demandado actúan por sí mismos, las resoluciones que se dicten en aquél se deben notificar directamente a ellos. En los casos en los que el actor o el demandado tengan representante o apoderado, las notificaciones se entenderán con éstos. En este supuesto, ya no es necesario entender la notificación de que se trate con el actor o demandado, pues basta que la diligencia se practique con el representante o apoderado para tener por legalmente hecha la notificación o en su domicilio procesal que para tal efecto señalaron. Por otra parte, existen procedimientos agrarios en los que hay pluralidad de actores, de demandados o de ambos. La parte o partes que estén compuestas por diversas personas, deberán tener una sola representación. (Artículo 5° del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria.)


3.2.2. Personas morales privadas u oficiales
De los preceptos legales se desprende que las personas morales privadas Personas morales privadas u oficiales.  En estos casos, el Magistrado Unitario deberá dictar un auto en el que conforme a los documentos exhibidos por el compareciente, tenga a éste como representante de la persona moral. En tal hipótesis el actuario deberá notificar todas las resoluciones que se dicten en el proceso agrario a la persona física que el Magistrado Agrario tuvo como representante de la persona moral. Por otra parte, las personas morales oficiales deben actuar en los juicios por conducto de los funcionarios o representantes que designen las leyes, es decir, la representación de las personas morales oficiales debe derivar del ordenamiento legal o del reglamento que las rija. En estos casos, una vez que el Magistrado haya pronunciado el proveído en el que tenga como representante de la persona moral oficial al funcionario correspondiente, el actuario judicial le notificará a dicho representante las resoluciones que se dicten en el proceso agrario.


3.2.3. Terceros llamados a juicio.
Los terceros llamados a juicio son personas que se incorporan a éste y que, por tanto, pueden hacer valer los derechos que a sus intereses legales convenga. Cabe precisar que una vez que el Magistrado Unitario reconoce el interés del tercero para intervenir en el juicio, aquél adquiere el carácter de parte procesal. En este orden de ideas, será hasta que el Magistrado Unitario haya dictado el proveído en el que haga tal reconocimiento, que el actuario judicial podrá notificarle las resoluciones que se dicten en el juicio.


3.2.4. Ministerio Público de la Federación
Las resoluciones que se pronuncien en los juicios agrarios en los que intervenga el Ministerio Público de la Federación en representación de alguna Secretaria de Estado, se notificarán a sus agentes, conforme a las reglas previstas en el Código Federal de Procedimientos Civiles.


3.2.5. Sujetos que sin ser parte en el juicio, intervienen en éste.
Las personas que intervienen en los procesos agrarios y que no logran acceder a la categoría de parte procesal en el litigio, respecto del cual son indiferentes e independientes. Se trata de sujetos a los que no les afecta el resultado del juicio y que intervienen en éste con motivo del desahogo de una prueba o como auxiliares en la administración de justicia. Entre estos sujetos se encuentran los testigos, los peritos y los terceros tenedores de documentos públicos o privados que interesan a las partes.


3.2.6. Autoridades que sin ser parte en el juicio, son necesarias para cumplir tareas ajenas al oficio judicial.
En los procesos agrarios en los que los titulares de los órganos jurisdiccionales solicitan a diversas autoridades, que no son parte procesal, que efectúen determinados actos que son necesarios para la eficacia de las determinaciones judiciales o que resultan indispensables para cumplir tareas ajenas al oficio judicial. Entre estas autoridades se encuentran los Notarios Públicos y los Directores de los Registros Públicos de la Propiedad y del Comercio y Registro Agrario Nacional, entre otros.


3.3. Tipos de notificación.
Notificación personal, notificación por instructivo, notificación por edictos, notificación por rotulón.

3.4. Cuándo surten sus efectos las notificaciones.
Las notificaciones personales, la notificación por instructivo, en términos del citado artículo 321 del Código Federal de Procedimientos Civiles, surten sus efectos jurídicos al día siguiente de aquel en que fueron practicadas. La notificación por edictos se tiene por hecha y surte sus efectos legales el día de la última publicación de conformidad con el artículo 315. El numeral 318 del Código Federal de Procedimientos Civiles, establece que la notificación por rotulón surte sus efectos al día siguiente de que se practique, esto es, al día siguiente de que se fijó el rotulón.


3.5. Nulidad de notificaciones y sus consecuencias.
El incidente de nulidad de notificaciones procede en las siguientes dos hipótesis: a) cuando una notificación se practique en contravención a las normas jurídicas; y, b) cuando se haya omitido practicar la notificación. Del propio precepto se advierte que el incidente de que se trata únicamente puede ser promovido por la parte a quien le causó perjuicio la notificación defectuosa u omitida, esto es, la legitimación para promover el incidente de que se trata recae únicamente en la parte agraviada por la indebida notificación o por su omisión.
El tribunal que al resolver un incidente de nulidad lo declare fundado, deberá anular la actuación o actuaciones procesales que ignore quien promovió el incidente, así como todos los actos procesales posteriores dependientes de dichas actuaciones.


3.5.1. Convalidación de la notificación deficiente u omitida.
Si el afectado por una notificación mal hecha o no practicada se manifestare, ante el tribunal, sabedor de la providencia, la notificación mal hecha u omitida surtirá sus efectos como si se hubiere hecho conforme a las disposiciones legales aplicables y el incidente de nulidad que el afectado promueva se desechará de plano. Esto es así, pues al tomar conocimiento de la resolución mal notificada o no notificada, se convalidan los actos que eran anulables (principio de convalidación), en tanto que tal conocimiento le permite a la parte correspondiente cumplir oportunamente los actos procesales vinculados con dicha resolución. Al respecto, se estima que tal conocimiento debe ser inequívoco y directo, esto es, debe advertirse del propio expediente por una actuación posterior que lo demuestre.


3.6. Reglas para practicar las notificaciones en los procesos agrarios.


3.6.1. Notificaciones personales.


3.6.1.1. Casos en los que proceden.
ARTÍCULO 309 CFPC. Las notificaciones serán personales: I. Para emplazar a juicio al demandado, y en todo caso en que se trate de la primera notificación en el negocio.- II. Cuando dejare de actuarse durante más de seis meses, por cualquier motivo; en este caso, si se ignora el domicilio de una parte, se le hará la notificación por edictos; III. Cuando el tribunal estime que se trata de un caso urgente, o que, por alguna circunstancia, deben ser personales, y así lo ordene expresamente, y IV. En todo caso, al Procurador de la República y Agentes del Ministerio Público Federal, y cuando la ley expresamente lo disponga.”


3.6.1.2. Procedimiento para practicar el emplazamiento de la demanda.
El actuario judicial debe ajustarse a las reglas contenidas en los artículos 170, 171, 172 y 173 de la Ley Agraria por existir disposición expresa y no utilizar los numerales 305, 310, 311 y 313 del Código Federal de Procedimientos Civiles, por no aplicar el principio de supletoriedad. Una vez que el actuario judicial se ha cerciorado de tener los datos que le permitirán ubicar el domicilio del demandado, deberá constituirse en aquél a efecto de practicar el emplazamiento personal. Así, puede suceder que una vez constituido en el referido domicilio: a) sea atendido por el interesado, su representante o apoderado; b) sea atendido por una persona distinta del interesado, su representante o apoderado; y, c) nadie atienda su llamado o quien lo hace, se niega a recibir la documentación correspondiente.


3.6.1.3. Procedimiento para notificar en forma personal las resoluciones distintas de aquella en la que se ordena admitir a trámite la demanda y emplazar al demandado.
Según se dijo, la diferencia entre la forma en que deben notificarse personalmente los autos por los que se admite a trámite la demanda y se ordena emplazar al demandado, y la manera en que deben notificarse personalmente las resoluciones distintas de dicho auto, radica en que en estas últimas no existe obligación para el actuario judicial de dejar citatorio en caso de que en la primera búsqueda no encuentre al interesado. Esta diferencia se advierte del análisis de los artículos 309, 310 y 312 del Código Federal de Procedimientos Civiles. Atento lo anterior, el procedimiento para practicar las notificaciones personales en las que el actuario no tiene obligación de dejar citatorio, es el siguiente:

1.- Debe constituirse en la casa o despacho que el interesado haya señalado para recibir notificaciones;

2.- Si es el propio interesado quien atiende su llamado, el actuario judicial deberá practicar la notificación personal.
3.- Si es una persona distinta del interesado quien atiende el llamado del actuario judicial, o si nadie atiende su llamado o quien lo hace se niega a recibir la notificación, ésta se practicará mediante instructivo. En el primer caso, éste se dejará en poder de la persona con quien se entendió la diligencia. En los casos restantes, el referido funcionario judicial deberá fijar el instructivo en la puerta de la casa o despacho correspondiente.


3.6.1.4. Notificación personal por comparecencia.
Del citado precepto legal se desprende que las resoluciones que no deban notificarse personalmente se notificarán por rotulón a más tardar al día siguiente de aquel en que se hayan dictado. En caso de que el interesado comparezca al órgano jurisdiccional al día siguiente de que se haya dictado la resolución correspondiente, el actuario judicial podrá notificarle personalmente la resolución. A esta forma de notificar se le conoce como notificación por comparecencia. Tal denominación obedece a que es el propio interesado el que, motu proprio, comparece al órgano jurisdiccional a efecto de que se le notifique personalmente la resolución que originalmente se le notificaría mediante rotulón.


3.6.2. Notificaciones por rotulón.


3.6.2.1. Casos en los que proceden.
Las notificaciones que no deban hacerse en forma personal, se practicarán mediante rotulón. Luego, la notificación por rotulón procede respecto de resoluciones que no se ubiquen en alguno de los supuestos previstos en el artículo 309 del Código Federal de Procedimientos Civiles (que establece las resoluciones que deben notificarse en forma personal). Artículo 316 CFPC.


3.6.2.2. Procedimiento para practicar las notificaciones por rotulón.
Las notificaciones que no deban hacerse en forma personal, se practicarán mediante rotulón. Luego, la notificación por rotulón procede respecto de resoluciones que no se ubiquen en alguno de los supuestos previstos en el artículo 309 del Código Federal de Procedimientos Civiles (que establece las resoluciones que deben notificarse en forma personal). . En tales condiciones, se estima que lo conveniente es que el rotulón se fije en la puerta del órgano jurisdiccional o en un lugar de éste que sea de fácil acceso al público en general, en horario de atención al público comprendido de las nueve a las quince horas a efecto de que los litigantes puedan consultarlo durante dicho horario. Por tal razón, resulta necesario que el actuario judicial responsable de practicar las notificaciones por rotulón, asiente en éste la fecha y hora en que lo fijó.


3.6.3. Notificaciones por edictos.


3.6.3.1. Casos en los que proceden.
La notificación por edictos procede cuando deba citarse a juicio a alguna persona que se encuentre en alguno de los siguientes supuestos: a) Que se ordene a la actuaria de la adscripción proceda a realizar una búsqueda o investigación en el poblado  de la inexistencia o existencia de domicilio cierto del demandado en la localidad a que pertenece este asunto, levantando acta circunstanciada y en su caso certifique fehacientemente de que no se encontró al demandado para su emplazamiento, b) por la inexistencia del domicilio cierto, c) que se ignore donde se encuentre el demandado.


3.6.3.2. Procedimiento para practicar las notificaciones por edictos.
consiste en la publicación de los edictos por dos veces dentro de un plazo de diez días. Éstas se harán en el Periódico Oficial del Estado y en uno de los diarios de mayor circulación en la región en que se este ubicado el inmueble relacionado con el procedimiento agrario. El costo de las publicaciones correrá a cargo del actor. Además, en la puerta del órgano jurisdiccional se fijará copia íntegra de la resolución que se pretende notificar y en la Presidencia Municipal que corresponda, por todo el tiempo del emplazamiento, esto es, por el tiempo que dure la publicación de los edictos.

Es importante apuntar aquí, que no es responsabilidad de los actuarios la elaboración y publicación de los edictos. En efecto, de la elaboración debe encargarse el secretario, en tanto que de la publicación el propio actor, quien debe acudir al órgano jurisdiccional a recoger los edictos, pagar su publicación y exhibir éstas ante la autoridad jurisdiccional.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN PROCESAL


Se ha dicho en teoría que el fenómeno del proceso es eminentemente comunicativo y que los distintos sujetos que en él intervienen continuamente se comunican, ya sea el Juez con las partes, o las partes con el Juez, o bien entre ellas mismas.

                Se ha clasificado a los medios de comunicación procesal en tres grupos:

                1.- Medios de comunicación procesal de la autoridad a los particulares.

                2.- Medios de comunicación procesal con los particulares a la autoridad.

                3.- Medios de comunicación entre las propias autoridades jurisdiccionales.

                Los medios de comunicación procesal entre autoridades judiciales se pueden subdividir, tomando en cuenta el grado de dependencia o jerarquía de las comunicaciones.

a)      Si se trata de un superior a un inferior, existe la carta orden o despacho, y la requisitoria en materia federal.

b)     Si se trata de un inferior hacia un superior, por medio del suplicatorio.

c)      Si son autoridades del mismo rango, se utiliza con forma usual el exhorto, como medio natural de colaboración o cooperación entre autoridades judiciales.


Notificación

La notificación según el maestro Cipriano Gómez Lara es la forma, la manera o el procedimiento marcado por la ley por medio del cual el Tribunal hace llegar a las partes o a los terceros el conocimiento de alguna resolución, o de algún acto procesal, o bien tiene por realizada tal comunicación para los efectos legales.

Las notificaciones son comunicaciones procesales entre las autoridades judiciales y los particulares. Y en nuestra legislación las notificaciones son demasiado formalistas ya que exigen una serie de requisitos que se deben cumplir y el incumpliendo de uno de ellos implicaría la nulidad de la notificación por lo importante que es esta comunicación entre autoridades y particulares. Están previstas en el capítulo V en los artículos 105 al 126 del CPCEJ.

El artículo 106 del CPCEJ prevé las diversas formas de practicar las notificaciones y son:
a) Personales: Las que se efectúan de manera directa, es decir, que se entienden con quien es parte en el proceso y por lo general la realiza el Notificador. Ejemplo: el emplazamiento, siempre que se trate de la primera notificación; la citación para absolver posiciones; para el reconocimiento de libros y documentos; la primer resolución que se dicte cuando se deje de actuar por más de cuatro meses; el requerimiento de un acto a la parte que deba cumplirlo; cuando se haga saber el envío de los autos a otro Tribunal: y la sentencia definitiva e interlocutoria cuando no se dicte dentro de los treinta días a la citación de la misma; y los autos definitivos que pongan fin a un procedimiento y los demás que la ley o el juzgador ordenen.

NOTIFICACIONES PERSONALES. CUÁNDO DEBEN TENERSE POR HECHAS LAS (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE JALISCO). El Código Federal de Procedimientos Civiles de Procedimientos Civiles para el Estado de Jalisco es omiso en señalar expresamente cuándo deben tenerse por hechas las notificaciones personales; sin embargo, de la interpretación del artículo 127 de ese ordenamiento legal, se infiere que dichas actuaciones se deben tener por practicadas desde el momento mismo en que se efectúan, pues este precepto les otorga existencia jurídica a partir de ese instante, al disponer que los términos empiezan a correr desde el día siguiente a aquel en que se practicaron.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DELTERCER CIRCUITO.

Reclamación 1/91. Silvia Patricia Ponce Contreras. 8 de marzo de 1991. Unanimidad de votos. Ponente: Carlos Arturo González Zárate. Secretaria: Bertha Edith Quiles Arias.

Reclamación 8/95. Antonio Otal Pérez. 13 de diciembre de 1995. Unanimidad de votos. Ponente: Héctor Soto Gallardo. Secretaria: Alicia Marcelina Sánchez Rodelas.

Reclamación 7/97. Ángela Torres Hernández. 14 de agosto de 1997. Unanimidad de votos. Ponente: Francisco José Domínguez Ramírez. Secretario: Federico Rodríguez Celis.

Amparo en revisión 961/98. Rogelio Ramírez Velásquez. 10 de septiembre de 1998. Unanimidad de votos. Ponente: Carlos Arturo González Zárate. Secretaria: Bertha Edith Quiles Arias.

Reclamación 3/98. Guillermo Godínez González. 1º. de octubre de 1998. Unanimidad de votos. Ponente: Carlos Arturo González Zárate: Secretaria: Claudia Delgadillo Villarreal.

Novena Época. Instancia: Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo: IX. Abril de 1999. Tesis: III.1º.C.J/21. Página 371.

NOTIFICACIONES PERSONALES DE RESOLUCIONES DICTADAS DURANTE EL PROCEDIMIENTO JUDICIAL. NO ES NECESARIO CUMPLIR LOS REQUISITOS CORRESPONDIENTES A LOS DEL EMPLAZAMIENTO (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE JALISCO). El artículo 112 del anterior Código Federal de Procedimientos Civiles de Procedimientos Civiles del Estado, hoy 112 bis, disponía: “Si se tratare de notificación de la demanda y a la primera busca no encontrase al demandado, se le dejará citatorio para hora fija del día siguiente; y si no espera se le hará la notificación por cédula.  La cédula, en los casos de este artículo y del anterior, se entregará a los parientes o domésticos del interesado o a cualquiera otra persona que viva en la casa, después de que el Notificador se hubiere cerciorado de que allí vive la persona que deba ser citada; de todo lo cual se asentará razón en la diligencia.  La cédula contendrá además una relación sucinta de la demanda, cuando no sea forzoso entregar las copias de traslado.”  La simple interpretación gramatical de lo transcrito pone de manifiesto que lo establecido en el precepto acabado de copiar, sólo es aplicable a los emplazamientos, pero no a las notificaciones personales que deban efectuarse ya iniciado el juicio. Lo que quiere decir que el cúmulo de formalidades que deben satisfacerse tratándose del emplazamiento no son exigibles por cuanto a las notificaciones personales posteriores. Lo cual es entendible si se tiene presente que el demandado conoce ya la existencia del juicio seguido en su contra.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Amparo directo 83/96. Fernando Gallegos Muro. 27 de febrero de 1996. Unanimidad de votos. Ponente: Jorge Figueroa Cacho. Secretaria: Alba Engracia Bugarín Campos.

Novena Época. Instancia: Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo: III. Mayo de 1996. Tesis: III.3º.C.15 C. Página: 662.


Es obligatoria la notificación personal y ha de hacerse al interesado, o a su representante o procurador, en su domicilio particular o laboral.  Si se trata de la notificación de la demanda y a la primera busca no se encontrara el demandado se le dejará citatorio para hora fija dentro de las veinticuatro horas siguientes, y si no espera se le hará la notificación por cédula que se entregará a los parientes o domésticos del interesado, o a cualquier otra persona que viva en la casa después de que el Notificador se haya cerciorado de que ahí vive la persona que deba ser notificada levantando acta circunstanciada.  La cédula deberá contener la fecha y hora en que se entregue, el nombre y apellido del promovente el Juez o Tribunal que mande practicar la diligencia la determinación que se manda notificar y el nombre y apellido de la persona a quien se entrega, recogiéndole la firma.

La cédula de notificación es el documento firmado por el actuario mediante el cual se notifica una resolución judicial especialmente la relativa al traslado de la demanda; y deberá contener:

a)      El nombre del servidor público que haya dictado la resolución.
b)     Breve relación de la resolución que se notifica.
c)      El juicio en que se pronuncia y el número de expediente.
d)     Día y hora en que se hace la notificación.
e)  Nombre de la persona en poder de quien se deja, firma del servidor público que lo practicó y de quien la recibe o la expresión de su negativa.

El maestro Pallares señala que la cédula de notificación sirve para notificar al demandado, a través de parientes, empleados o domésticas del interesado o por cualquier otra persona que viva en el domicilio señalado después de que el notificador se haya cerciorado que ahí vive el demandado.

Y la razón de ser es que exista certeza y seguridad jurídica, de que cuando se emplace al demandado a través de diversa persona se le haya hecho de su conocimiento todos los requisitos formales que prevé el artículo 112 del Código Federal de Procedimientos Civiles de Procedimientos Civiles.

b) Por Boletín Judicial: Es una publicación oficial del Tribunal en donde se hace saber a las partes los procesos en los cuales recayó algún proveído y se publica en los días hábiles.

NOTIFICACIONES POR BOLETÍN JUDICIAL. NULIDAD DE.  PROCEDE SÓLO POR ERRORES U OMISIONES SUSTANCIALES. Una irregular publicación en el Boletín Judicial se actualiza cuando el nombre o los apellidos de las partes que se publiquen, no correspondan a los del actor o de la demandada sise trata de jurisdicción contenciosa, o del promovente si se trata de jurisdicción voluntaria, o bien se encuentren modificados por alguna letra puesta de más o de menos, con la circunstancia que el error u omisión que se cometa en la publicación deberá de ser de tal magnitud que haga no identificables los juicios respectivos, en cuyo caso podrá pedirse su nulidad.  Pero si la notificación por Boletín Judicial se impugna porque no se hizo la publicación en orden alfabético o porque no se publicó el nombre del actor o del promovente de alguna diligencia empezando por el apellido paterno, tal circunstancia en manera alguna puede considerarse como un error que haga no identificable el negocio de que se trata y, por lo tanto, no encuadra dentro de la hipótesis prevista por el artículo 126 segundo párrafo del Código Federal de Procedimientos Civiles de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, sin que sea válido alegar que por costumbre siempre se inician las publicaciones por el apellido paterno del promovente, toda vez que, en términos del artículo 10 del Código Federal de Procedimientos Civiles Civil, en contra de la observancia de la ley no puede alegarse desuso, costumbre o práctica en contrario, por lo que deberá prevalecer lo dispuesto por el artículo 126de la ley adjetiva invocada; en tanto que dentro de la Ley Orgánica de los Tribunales de Justicia del Fuero Común del Distrito Federal, no existe disposición alguna que regule el orden en que deban hacerse las publicaciones de los asuntos en trámite ante los Tribunales de justicia del fuero común.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo en revisión 2513/95. Lucrecia Ríos Vega y otros. 18 de enero de 1996. Unanimidad de votos. Ponente: María Soledad Hernández de Mosqueda. Secretario; Régulo Pola Jesús.


Es muy importante en el proceso revisar que las notificaciones tanto personales como por Boletín Judicial o de cualquiera de las formas señaladas se encuentren realizadas  con las formalidades que la ley prevé para cada caso concreto, tomando en cuenta que las notificaciones son los pilares del proceso y cuando existe la realización de una notificación en forma ilícita o irregular el procedimiento estará viciado de nulidad y éste deberá combatirse mediante un Incidente de Nulidad de Notificaciones en la subsecuente actuación como lo disponen los artículos 64, 65 y 66 del CPCEJ.

c) Por cédula: Esta notificación se lleva a cabo en los casos en que si en la primera búsqueda no se encuentra al que se pretende notificar, se le dejará citatorio y si a la segunda búsqueda no se encuentra, se procede a notificar por cédula que se entrega a los parientes o empleados del interesado o en su defecto cualquier persona que viva o se encuentre dentro del domicilio, después de que el Notificador se hubiera cerciorado de que ahí vive o es el principal asiento de su negocio.

d) Por edictos: Esta notificación constituye un verdadero llamamiento judicial a los posiblemente interesados o a las personas de las cuales se ignora el domicilio y consiste en la publicación de un extraño de la resolución a notificar en los periódicos de mayor circulación, y en el Boletín Judicial de conformidad a lo previsto por el artículo 117 del CPCEJ.

EDICTOS. REQUISITOS ESENCIALES PARA SU VALIDEZ. La ley prevé que las notificaciones y sobre todo el emplazamiento, han de hacerse de manera fidedigna; así el artículo 256, en relación con los numerales 114 y siguientes del código de Procedimientos  Civiles para el Distrito Federal, exigen que se notifique al demandado en su domicilio, y sólo excepcionalmente en otros lugares donde pueda ser hallado. Si se ignora su paradero, o se trata de persona incierta, a fin de que no queden sin encontrar solución jurisdiccional algunos problemas jurídicos, la ley permite que las notificaciones se hagan por edictos (artículos 22, 119 último párrafo, 122 y 226 del mismo ordenamiento, así como 649, 666, 667, 668 y 1390 del Código Federal de Procedimientos Civiles Civil para el Distrito Federal).  Siendo así, los edictos, medios extraordinarios de notificación, que carecen del grado de certidumbre de las notificaciones personales normales, pues ya sea por ignorancia, pobreza, o falta de tiempo, o por simple azar, la persona buscada puede no haber tenido acceso a los diarios en que se publican, deben al menos especificar la existencia del procedimiento, la autoridad que lo tramita, quién lo sigue, lo que persigue, etcétera.  Pero además, para alcanzar un grado aceptable de efectividad, deben contener el nombre del buscado, incluso aquel con que es conocido o se ostenta, etcétera, y tratándose de persona incierta, la descripción fiel de la cosa u objeto que se persigue con el juicio, si es mueble o inmueble, y los datos que la identifiquen, lugar de ubicación, colindancias, nombre con que es conocida, etcétera, de tal modo que de ser posible, a primera vista se llame la atención del interesado, y es claro que si estos datos no son exactos, no se crea la presunción de que los edictos hayan alcanzado su objetivo.

CUARTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 1204/95. Carlos Figueroa Razo. 21 de septiembre de 1995. Unanimidad de votos. Ponente: Gilda Rincón Orta. Secretario: Alejandro Villagómez Gordillo.

Novena Época. Instancia: Cuarto Tribunal Colegiado en Matéria Civil del Primer Circuito. Fuente: Semanário Judicial de La Federación y su Gaceta. Tomo: III. Febrero de 1996. Tesis: I.4º.C.9. Página: 413.

e)      Por instructivo: Este tipo de notificación se lleva a cabo cuando se trata de primera notificación, en donde no hay juicio; esta notificación es menos formal, se efectúa entregando el instructivo por escrito que se le dejará al interesado en su domicilio. Este tipo de notificación se puede dar en casos especiales en procedimientos donde no haya juicio, como en las diligencias de jurisdicción voluntaria.

f)       Por correo y telégrafo: Están limitadas a las comunicaciones dirigidas a peritos, testigos o terceros que no son partes en el proceso y debe enviarse la pieza postal certificada o telegráfica por duplicado, para que conste en autos el sello del envío correspondiente de conformidad al artículo 116 del CPCEJ. En la práctica, debemos acudir con el notificador a fin de que elabore el citatorio correspondiente que contiene los datos de la resolución a notificar, una vez recabado, se acude al Servicio Postal Mexicano y se envía por correo certificado con acuse de recibo o vía telegráfica, el comprobante del envío lo anexamos a la promoción que presentamos ante el Juzgado para acreditar que hemos dado cumplimiento en tiempo y forma con la prevención de realizar las gestiones tendientes a la notificación.

g)     Por teléfono y fax: Esta posibilidad está prevista por los artículos 106 y 123 del CPCEJ siempre que el interesado lo solicite, y exista acuerdo que lo autorice y quede prueba fehaciente de la práctica de la misma.

Diferencias entre emplazamiento, notificación, citación y requerimiento.

Emplazamiento. Es el llamamiento a juicio a una persona física o jurídica, para que comparezca a contestar una demanda, advirtiéndole las consecuencias en caso de omisión. El emplazamiento es uno de los actos procesales de mayor trascendencia, porque es la forma como se le hace conocer al demandado que existe una reclamación en su contra y pueda defenderse.

Notificación. Es la forma de hacer saber a las partes en un proceso, una resolución.

Citación. Es el llamamiento que se le hace a una persona para que comparezca el día y hora para la práctica de una diligencia.

Requerimiento. Esta comunicación procesal es una orden para que se haga algo, se deje de hacer algo o se entregue alguna cosa.

No hay comentarios: